¿QUIERES SER UN COLABORADOR DE EL ARCA DEL MISTERIO?
Si quieres colaborar con un artículo, un comentario o una opinión en El Arca del Misterio, y que sea publicada como un post. Entra en la sección contacto clickeando aquí.

miércoles, 5 de febrero de 2014

La Estela de Gebel Barkal

La Estela es una losa que fue descubierta entre unos escombros frente a una columna del primer patio (B501) del gran Templo de Amón, al pie de la montaña de Gebel Barkal.
Es uno de los lugares más importantes de la época Tardía de Egipto, siendo la parte más antigua del templo realizada quizá por el faraón Tutmosis III en la Dinastía XVIII, cronológica a la fundación de Napata, llegando a su declive en la época de la Dinastía nubia XXV.
La estela se encuentra hoy en el Museo de Jartum, en Sudán pudiendo ser observado por toda persona.
Toda esta región es de muy difícil acceso y de tránsito casi imposible. El desierto de Bayuda, zona de la montaña de Geber Barkal, está en permanente búsqueda y exploración.
Fueron muchos los investigadores y arqueólogos que se han perdido en el desierto, hasta inclusive han encontrado la muerte, como ha sucedido con un grupo de funcionarios sudanos que perecieron en este lugar.
La estela mide 173 centímetros de alto, 97 de ancho y 15 de grosor. Es de granito gris procedente de la tercera Catarata de Tombos.

 Le falta una parte a la esquina inferior derecha y se encuentra algo desgastada. En su parte superior existe una ofrenda donde aparece Tutmosis III haciendo una libación a Amón, protegido por un gran disco solar alado por dos serpientes tras sus alas. Aquí se destacan las campañas del faraón en Asia y la glorificación del dios Amón protector de Tutmosis III. Se detalla una fecha, el año 47, 3 mes de la inundación, día 10 bajo la Majestad de Horus. Aproximadamente el 23 de agosto de 1457 a.c.
Pero lo más destacado lo encontramos durante su campaña en Nubia, en las líneas 33, 34, 35 y 36 del texto se describe la aparición de una “estrella luminosa” que apareció en el campo de batalla, se detiene y luego desaparece en el horizonte.
George Reissner publicó en 1933 este documento para la revista egiptológica Zeitschrift fur Agyptischen Sprache und Altertumskunde , en su edición número 69.
“(33) [faltan 16,85 centímetros] "Escuchad, ¡oh pueblo de la Tierra del Sur!, que estáis [viviendo] en la Montaña Sagrada llamada "Trono de las Dos Tierras" entre las gentes [¿de Egipto?] [aunque esta tierra] era desconocida. Conoced el milagro de Amón Ra, en presencia de las Dos Tierras. Algo que nunca ha sido visto. (34) [faltan 18 centímetros] [...¿Los guardas?] estaban viniendo con el fin de hacer por la noche (el cambio regular de) la guardia. Había dos guardias (sentados uno frente a otro). Una estrella vino aproximándose desde el sur. El hecho nunca había sucedido. [La estrella] se colocó sobre ellos y ninguno entre ellos pudo permanecer (allí). (35) [faltan 19,75 centímetros] Se giró como si nunca hubieran existido, y entonces ellos cayeron sobre su sangre. Ahora [la estrella] estaba detrás de ellos (iluminando) con fuego sus rostros; ningún hombre entre ellos pudo defenderse, ninguno miró alrededor. Ellos no tenían más caballos ya que (éstos) atemorizados habían huido a la montaña. (36) [faltan 20,75 centímetros] [Tal es el milagro que Amón hizo por mí, su amado hijo] con el fin de hacer ver a los habitantes de las tierras extranjeras el poder de Mi Majestad".
En este documento encontramos que Reissner sólo se limitó a describir este evento extraordinario como “El Milagro de la Estrella”.
Para la egiptóloga Bárbara Cumming considera que “la naturaleza exacta de este milagro es incierta. Por la descripción parecería haber sido un meteorito…”.
Para otros como Serge Sauneron considera en el “Diccionario de la civilización egipcia” que se trató del Cometa Halley, que pudo haber sido visto en el año 1465 a.C. durante el reinado de Tutmosis III y también en el 1457 a.C. fecha de encabezamiento de la estela. Otros niegan rotundamente esto, como Dimitri Meeks quien considera por lo repentino del fenómeno y el movimiento de la “estrella” se trataría de un meteorito y no un cometa.
Por nuestra parte descartamos que haya sido un cometa o un meteorito.
¿Qué meteorito puede realizar movimientos determinados, se detiene sobre un grupo de personas y luego sigue su trayectoria?
Sin duda esta “estrella” tan bien descripta por el escriba poseía “movimientos inteligentes”.
En la línea 34 esta “estrella” se detiene permaneciendo inmóvil a poca altura sobre el grupo de personas. ¿Qué meteorito o cometa o estrella fugaz puede hacer esto? Imposible.
En la línea 35 esta “estrella” estaba tan cerca que iluminaba el rostro de las personas, es decir siguió acercándose y en la línea 36 los caballos atemorizados huyeron del lugar. “Algo” realmente había.
Por todo esto deducimos que lo observado por el faraón Tutmosis III en Nubia fue la presencia de un fenómeno aéreo No Identificado, comúnmente llamado hoy como OVNI, que realizó movimientos y detenciones de carácter inteligente y que fue interpretado por el escriba como una “estrella” glorificando al poderoso dios Amón.
Se descarta totalmente cualquier fenómeno astronómico natural.
La visión de Akhenatón
El período Amarna es una etapa de Egipto donde se desarrollaron muchos cambios en distintos aspectos que acontecieron en la sociedad egipcia.
Amenophis IV, es decir “Amón está en plenitud” luego se convertiría en Akhenatón, “El que brilla por Atón”.
Fue quien convirtió o transformó la religión egipcia adorando al Disco Solar y la energía que éste emanaba, provocando grandes y graves diferencias entre los sumos sacerdotes y el pueblo en general por la ruptura con el dios Amón.
Akenathón reinó algo más de 17 años (aproximadamente 1364-1347 a.c.) fue acompañado por su bella esposa, la reina Nefertiti , que significa “La Bella ha llegado” o “La más Bella de las Bellas” , y tuvieron 5 hijas siendo una de ellas Ankhes-en-pa-Amón “La que vive por Amón”, posteriormente Ankhes-en-pa-Atón “La que vive por Atón” la que se casaría con el famoso Faraón Niño, Tutankamón, “Símbolo viviente de Amón”, y posteriormente transformado durante este período en Tutankatón “Símbolo viviente de Atón”.
Akhenatón fue quien fundó la ciudad de Akhetatón “El Horizonte de Atón” o “La ciudad de la Luz” o “La ciudad del Sol”, ubicada en la mitad de camino entre las famosas ciudades de Menfis al norte y Tebas al sur, conocida también con el nombre árabe de Tell-el-Amarna , El Amarna o Amarna, conduciendo a unos 50.000 egipcios a la nueva capital transformada de un desierto a un oasis. Este Faraón es el autor de los famosos Himnos, El Gran Himno a Atón y el Pequeño Himno a Atón.
Este es un período decisivo y enigmático dentro de la Historia grande egipcia.
Cuentan las estelas que el Faraón fue testigo de la aparición en el cielo de un “gran disco” y que éste se posó en el desierto en el lugar exacto donde posteriormente se erigiría la nueva capital egipcia.
Akhenatón interpretó esta visión como el lugar que el dios Atón quería que se erigiera la nueva capital, fundando allí Akhetatón, trasladando a miles de egipcios a ésta, cambiando la religión por el tiempo en que reinó su mandato.
Akhetatón o “La ciudad o el horizonte del disco solar”, es representado en el ideograma con el dibujo de un disco solar sobre las montañas.
¿Qué vio el faraón Amenophis IV o Akhenatón? , ¿La presencia de un Objeto Volador No Identificado -OVNI- que se posa en pleno desierto de Egipto?
Las estelas confirman que el faraón fue “testigo” de la aparición de un “gran disco” posándose en el 
desierto. 
¿Entonces?
Los propios papiros, documentos y estelas están allí, describiendo estos extraños fenómenos que acontecieron en la época de los antiguos faraones donde se detallan fenómenos aéreos que bien pueden interpretarse como la presencia de objetos de características inteligentes miles de años atrás, en una época donde los grandes faraones reinaban uno de los países más poderosos de la Tierra.
 
 
 
 
Fuente:    despiertaalfuturo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada